Obispos abogan por una Nicaragua libre en donde primen los derechos fundamentales


Un enérgico comunicado emitió la mañana de este miércoles la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) en la que exige la restitución de la democracia, las libertades fundamentales que establece la Constitución y la libertad de los presos políticos.

La Conferencia Episcopal lamenta que en Nicaragua persistan graves problemas como los presos políticos, la falta de respeto a los derechos constitucionales, los exiliados, los refugiados, los asilados, la pobreza, el desempleo, la inseguridad, los conflictos por tierras y por tanto el desplazamiento de familias desde Occidente hacia la Costa Caribe, donde se han invadido tierras indígenas en las reservas Indio Maíz y Bosawas.

Los sacerdotes señalan que los nicaragüenses están llamados a establecer acuerdos en materia de justicia que sean duraderos y que se respeten.

Apoyamos toda iniciativa de diálogo que se haga con buena voluntad”, indican.

Estos acuerdos han de estar cargados de un profundo sentido ético y moral, capaz de revelar la historia de la tragedia y el dolor de las víctimas. No hemos de olvidar que la verdad y la justicia se besan. Esta es la certeza que debe guiar nuestras búsquedas para nuevos horizontes en Nicaragua, lo cual exige contemplar la verdad sobre los hechos, la no impunidad de los culpables, la reparación y reinserción de las víctimas y sus familiares, así como garantías de no repetición”, destacan.

Piden renovar el sistema electoral

Los religiosos abogan además por una renovación del sistema electoral que faciliten unas elecciones neutrales, imparciales y observadas nacional e internacionalmente.

“No debemos olvidar que el respeto de una democracia  debe inspirarse en la idea de fortalecer las instituciones y los principios que fundamentan el estado de derecho: supremacía de la ley, división de poderes y respeto a los derechos humanos, lo cual implica que las estructuras de Gobierno no sean un poder arbitrario ni la oportunidad para la repartición de cargos, prebendas y privilegios”, señalan.

Libertad de prensa un pilar de la nación

Los obispos aseguran que las libertades de prensa y de opinión son un pilar fundamental del país y por tanto deben restablecerse.

“La libertad de prensa y de expresión es un requisito fundamental para construir un orden democrático en Nicaragua, un Estado moderno y pluralista. Sin libertad de expresión todas las demás libertades se marchitan y terminan por fenecer”, advierten los obispos.

“El Estado debe estar al servicio de la dignidad de la persona total e íntegramente, para que nunca se realicen hechos que afecten ese núcleo de valores. Es entonces un imperativo que en una sociedad no existan acciones de represión y persecución, propiciando, antes bien, un clima de irrestricta libertad y confianza”, refieren.

En cuanto a los presos políticos, afirman que “la libertad de la persona no admite plazos ni condiciones ni excusas burocráticas”.


ENTRADAS RELACIONADAS