Nada que celebrar para el periodismo nicaragüense


Quema de estaciones de radio, cierre de diarios, retención de materia prima para medios impresos, cierre de televisoras, asalto a oficinas de medios digitales, es parte de las consecuencias que han pagado los medios independientes de Nicaragua por informar la realidad y desaciertos del gobierno de Daniel Ortega, situación que se arreció durante la reciente represión gubernamental tras el estallido de la crisis socio-político en este país centroamericano.

Por esta razón, periodistas nicaragüenses abordados por RED COLECTIVA, aseguran que no hay nada que celebrar este tres de mayo, Día Internacional de la Libertad de Prensa.

Para Marta Irene Sánchez, periodista de Matagalpa, exiliada en Costa Rica, la violencia del gobierno de turno contra los periodistas independientes, ha sido abierta a tal punto que el deterioro de la libertad de informar en Nicaragua se ha acelerado. Uno de los hechos sin precedente fue el asesinato del periodista costeño Ángel Gahona, sucedido el 21 de abril las protestas ciudadanas en Nicaragua.

Ha sido una escalada contra la prensa independiente, con el fin de acallar esas voces. Hay dos periodistas que son prisioneros del régimen, Lucía Pineda y Miguel Mora del medio 100% Noticias, quienes llevan más de cien días encarcelados en celdas de aislamientos, en malas condiciones y recibiendo torturas. También tenemos más de 75 periodistas exiliados por las amenazas y persecución política”, comentó la comunicadora nicaragüense.

“Podemos concluir que ejercer en estos momentos en nuestro país no es seguro. Los periodistas que siguen ejerciendo en Nicaragua, lo siguen haciendo con mucha convicción, pero bajo amenazas, asedio y dificultades económicas, en los departamentos muchos colegas se han visto obligados a bajar el perfil, porque operadores políticos (del FSLN) los amenazan y asedian abiertamente. Pedimos al gobierno de Daniel Ortega respeto, y que cese la violencia contra los periodistas nicaragüenses, que lo único que hacemos es ejercer nuestro derecho a informar”, continuó.

Cintya Torrez, periodista del diario La Prensa, estimó que pese a los atropellos y hostigamiento, siguen firmes en ejercer con mucho profesionalismo y entereza este oficio.

El periodismo en Nicaragua enfrenta grandes desafíos, el ejercicio ha sido criminalizado por el gobierno de Daniel Ortega, de tal forma que los reporteros y fotógrafos siempre estamos expuestos a amenazas y agresiones por parte de simpatizantes del orteguismo, junto a la misma fuerza policial. Pese a esta situación, el periodismo independiente ha demostrado que mantiene su compromiso de mantener informada a la población. Estoy segura que la prensa independiente no cederá ante la censura”, estimó la periodista. 


ENTRADAS RELACIONADAS