Mauricio Funes y su hijo también gozan del erario nicaragüense


La opinión pública salvadoreña y nicaragüense hierve de indignación tras filtrarse que el expresidente de El Salvador, Mauricio Funes Cartagena y su hijo Diego Funes, devengan jugosos salarios en la Cancillería de la República de Nicaragua.

Mauricio Funes devenga un salario de 90,080.46 córdobas mensuales, equivalentes a 2,739 dólares, mientras que su hijo gana más de 47,000 córdobas, poco más de 1,400 dólares.

Ambos son prófugos de la justicia salvadoreña, que los señala de delitos de corrupción que totalizan una cifra superior a los 350 millones de dólares. En este sentido, desde septiembre del 2016 se encuentran en Nicaragua bajo la protección del gobierno de Daniel Ortega, que le asignó asilo político a la familia completa.

El canciller de Nicaragua, Denis Moncada, no quiso referirse al tema al ser consultado este lunes por periodistas nicaragüenses.

Quien sí respondió en horas de la tarde, pero a través de su cuenta de Twitter, fue Mauricio Funes. El expresidente justificó su salario en una consultoría al gobierno de Nicaragua.

Horas más más temprano también había respondido a las críticas del presidente electo de El Salvador, Naguid Bukele, a quien le instó a preocuparse por el salario mínimo de los salvadoreños y no el de los nicaragüenses.


ENTRADAS RELACIONADAS