Gobierno impone primeras 500 comisiones de control social


El gobierno de Nicaragua dice haber instalado hasta la fecha más de 500 Comisiones de Reconciliación, Justicia y Paz en diferentes localidades de Nicaragua, lo que para las fuerzas opositoras y los organismos de derechos humanos no representa más que un mecanismo de control social.

El gobierno califica sus comisiones como un espacio de trabajo para el entendimiento y encuentro entre las familias y comunidades, luego de, lo que califica, un intento de golpe de Estado por parte de la derecha.

Para dar una idea de qué son estas comisiones, sirva decir que la integran la Policía, los Consejos del Liberazgo Sandinista (CLS), la Juventud Sandinista, los secretarios políticos, las alcaldías y los ministerios de Salud, Familia, Educación, considerados piezas fundamentales de la estructura represiva del Estado.

“En los municipios, comunidades, barrios y comarcas de Nicaragua se han conformado ya más de 500 Comisiones de Reconciliación, Justicia y Paz que trabajamos para acercar encuentro y entendimiento desde la familia y la comunidad, de acuerdo a las agendas de nuestra cultura de paz”, aseguró el gobierno en un comunicado dado a conocer hoy lunes por el canciller Denis Moncada.

Moncada explicó posteriormente que con estas comisiones serán superados los rencores y heridas entre los nicaragüenses.

“Ese marco de diálogo, de justicia, de encuentro, de reconciliación nuestro gobierno lo está continuando como una forma de cumplir precisamente con el plan de trabajo, el programa de trabajo que hemos venido dando a conocer desde la semana pasada”, expresó.

Sobre este punto, el gobierno afirma haber atendido a centenares de familias “en calidad de víctimas sufrientes” de lo que reitera fue “terrorismo golpista” y no una rebelión ciudadana.

Moncada aprovechó para llamar irresponsable a la Alianza Cívica por no haberse presentado este lunes a la Mesa de Negociación, a pesar que sabe muy bien que la Alianza se retiró por el asesinato del preso Eddy Montes a manos de un guardia del Sistema Penitenciario., y que ha dicho que solo volverá a sentarse a negociar hasta que estén libres todos los presos políticos.