Luto y dolor siguen intactos en Niquinohomo


Las lágrimas rodaron sobre las mejillas de doña Justina López Pavón, luego de recibir una ofrenda floral enviada por el Movimiento Cachorros de Niquinohomo, exiliado en Costa Rica, como una forma de solidaridad al cumplirse un año del asesinato de su hijo, el profesor Carlos Erick López López, durante las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua.

El emotivo gesto de los compatriotas del fallecido generó sentimientos de agradecimiento entre la familia del finado, cuya última imagen aún se recuerda en el seno familiar al momento de despedirse.

Arreglo floral enviado por el Movimiento Cachorros de Sandino.

“Madre, si muero será por una causa… Madre deme un beso, la quiero, la amo y se lo digo en este momento que estoy vivo», fueron unas de las últimas palabras que el profesor Erick externo a su madre, mientras la fundía en un profundo abrazo en el interior de su casa en el municipio de Niquinohomo.

Según testigos del crimen, la noche del 3 de junio del año pasado, la víctima recibió un impacto de bala en el pecho con orificio de salida en la espalda, al parecer detonado con una precisión de francotirador. Asimismo los testigos en ese momento, precisaron que el proyectil fue detonado desde las cercanías de la estación policial de Masaya, mientras el docente se encontraba resguardado en una de las barricadas colocadas en las inmediaciones del parque central de esta ciudad.

Profesor Carlos Erick López

El joven de 23 años cayó de bruces al recibir el balazo. Momentos después el cuerpo fue llevado en hombros por sus compañeros de lucha quienes horas antes habían llegado desde Niquinohomo para mantener la resistencia civil junto a los pobladores del barrio Monimbó. La muerte del educador fue casi instantánea que por muchos esfuerzos médicos no se logró hacer algo por salvarle la vida.

En Niquinohono aún se siente y se respira un aire de luto por la represión gubernamental luego del levantamiento cívico del año pasado contra el régimen orteguista. Esta violencia provocó el desplazamiento de centenares niquinohomeños hacia diferentes partes del mundo en busca de resguardar sus vidas. La madre del fallecido agradeció todas las muestras de solidaridad que le han expresado dentro y fuera del territorio nacional.

LEA TAMBIÉN: Madre de Alexander Munguía exige a medios orteguistas que “dejen en paz” a su hijo

Amigos y familiares cubren su féretro con la bandera azul y blanco de Nicaragua.

“Gracias muchachos por el presente, que Dios me los bendiga en grande, viva Nicaragua libre, viva nuestros héroes de Nicaragua, que viva Carlos Erick López López. Gracias a las personas que estuvieron a la par de mi hijo, no tengo palabras para agradecer lo que han hecho por nosotros de una u otra manera. Les pido que se animen, que se sostengan y que sigan en pie de lucha que Dios nos va a dar el triunfo, y desde aquí seguimos pidiendo por los exiliados”, expresó la dolorida progenitora.

Manifestación cívica en Niquinohomo en el 2018.

ENTRADAS RELACIONADAS