Ortega y Murillo despiden restos de excomandante señalado de ser uno de los incitadores de la masacre


La tarde de este lunes el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su mujer, la vicepresidenta Rosario Murillo, rindieron homenaje póstumo a Raúl Venerio, un excomandante sandinista señalado de haber incitado la campaña de represión contra los manifestantes que se habían volcado a las calles en abril del año pasado.

Venerio falleció el domingo y este lunes sus restos fueron traslados hacia el Palacio Nacional de la Cultura, hasta donde llegaron Ortega y Murillo para homenajearlo.

Él que supo mantenerse siempre firme en todos los momentos y que fue base de las bases que se construyeron con la sangre de los héroes y mártires para que Nicaragua pudiese alcanzar la libertad y que pudiese aspirar nuestro pueblo a la justicia, a la paz, a la reconciliación” , manifestó Ortega.

Entre finales de abril e inicios de mayo del año 2018 los medios de comunicación del Frente Sandinista mostraban a Raúl Venerio, a Edén Pastora y a otros viejos comandantes sosteniendo reuniones con militantes sandinistas, excombatientes, desmovilizados del ejército y ex miembros de la Dirección General de la Seguridad del Estado. En esas reuniones Venerio y compañía exhortaban a los simpatizantes de Daniel Ortega a defenderlo frente a lo que consideraban un ataque del MRS y de la derecha oligarca financiada por Estados Unidos.

Fueron precisamente estas personas quienes, según los organismos de derechos humanos, luego engrosaron los grupos paramilitares, responsables de innumerables masacres, catalogados como crímenes de lesa humanidad por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).


ENTRADAS RELACIONADAS