Ortega reclama a Costa Rica por el uso excesivo de la fuerza en un operativo policial donde murió un nicaragüense


A pesar de que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) acusa al gobierno de Daniel Ortega de cometer crímenes de lesa humanidad, la Cancillería de Nicaragua reclamó al gobierno de Costa Rica por el “uso excesivo de la fuerza y utilización indebida de armas de fuego” en un operativo policial que dejó como saldo la muerte del ciudadano nicaragüense Henry Ruiz López, de 45 años de edad, y el arresto de cinco ciudadanos, también nicas, que responden a los apellidos Ramos Barahona, Ramos Cárdenas, Ramos, Ruiz Ramos y un menor de edad.

En una nota de protesta dirigida al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica, Nicaragua condena el operativo policial ocurrido el lunes 12 de agosto a las 11:22 de la noche en el río Niño, Parcelas de Villa Hermosa, Upala, a dos kilómetros de la frontera con Nicaragua. Dicho operativo ocasionó la muerte del ciudadano Henry Ruiz López, de 45 años de edad.

“Este abuso en el uso de la fuerza y armas de fuego, no estaba justificado, por cuanto el ciudadano nicaragüense fallecido y los ciudadanos nicaragüenses detenidos, no portaban armas de fuego ni agredieron o amenazaron en ninguna forma la vida y la integridad física de los miembros de la Fuerza Pública de Costa Rica o de otras personas que pudieran encontrarse en el lugar”, señala la Cancillería nicaragüense en su nota.

Desde el inicio de la crisis socipolitica en Nicaragua, el gobierno de Costa Rica ha condenado de manera reiterada la falta de libertades y el brutal actuar de las fuerzas policiales y paramilitares contra la población civil, cuyo saldo hasta la fecha, según la CIDH, es de 328 muertos.

Producto de la represión del gobierno de Ortega más de 60,000 nicaragüenses se han exiliado, la inmensa mayoría en Costa Rica.

Costa Rica afirma que fueron recibidos a disparos

Según las autoridades costarricenses, los nicaragüenses se movilizaban en dos botes cargados con pastas dentales, sopas instantáneas y abarrotes, presuntamente de contrabando. Afirman que la Fuerza Pública fue recibida a balazos, por lo que estas debieron usar sus armas de reglamento.

Unos 150 metros río abajo los botes se orillaron debido a que Ruiz López estaba gravemente herido. En total, la Fuerza Pública incautó cinco botes en el operativo.

Las autoridades decomisaron las armas de todos los agentes para determinar de cual salió el disparo que privó de la vida al nicaragüense.