Actualidad

Estados Unidos deportó esta semana a 117 nicaragüenses

Como parte de las cada vez más estrictas políticas migratorias de Estados Unidos, el pasado miércoles 21 de agosto ese país deportó a un grupo 117 nicaragüenses.

En Nicaragua fueron recibidos por funcionarios de diferentes instituciones del gobierno, como el Ministerio de Salud y el Ministerio de Gobernación, según reportes de medios de comunicación controlados por la familia Ortega-Murillo.

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH, capítulo Miami), informó esta semana que entre diciembre del 2018 e inicios de agosto del 2019, más de 600 nicaragüenses que habían huido de la represión del gobierno de Daniel Ortega, fueron deportados de Estados Unidos.

Roger Castaño, representante de la CPDH en Miami, explicó que algunas de las personas deportadas “no tenían sustento para la solicitud de asilo”.

Por su parte, el director ejecutivo de la CPDH, Marcos Carmona, señaló ellos tienen información de que hay al menos 200 nicaragüenses en centros de detención de Estados Unidos, que podrían ser deportados.

“Estos compatriotas migraron porque estaban perseguidos y amenazados. Les hemos dado resoluciones (donde se constata) que su vida corre un riesgo inminente si vuelven al país por la falta de seguridad”, subrayó Carmona.