Cuando Wilfredo Navarro juraba dar su vida por Alemán y ser opositor de Ortega hasta la muerte


La política nicaragüense se ha caracterizado históricamente por la corrupción, los golpes bajos, los pactos entre cúpulas, los amarres con el poder económico y las fidelidades al mejor postor, pero si hay un político que ha hecho carrera ganándose el calificativo de “camaleón”, es el ahora diputado sandinista Wilfredo Navarro.

Navarro ha pisado todos los terrenos, y por tanto se le puede asociar al somocismo, al liberalismo y al sandinismo. Para él, las fidelidades políticas simplemente no existen. Pasó de ser un delfín de Virgilio Godoy, líder histórico del Partido Liberal Independiente (PLI), a jurar que daría su vida por el expresidente Arnoldo Alemán, y de ello, ahora a defender a capa y espada a Daniel Ortega y a Rosario Murillo, de quien se expresa con una zalamería atosigante.

La vida por Arnoldo Alemán

En el año 2000 Wilfredo Navarro corrió como candidato a alcalde de Managua por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC). En 20 de febrero de ese año, el diario La Prensa publicó una amplia entrevista con Navarro, donde dijo ser gran amigo de Alemán.

“En determinado momento los amigos estamos dispuestos a dar la vida por otro amigo. Yo creo que con Arnoldo Alemán estamos en esas condiciones”, declaró Navarro, quien en noviembre de ese año sería derrotado por Herty Lewites, el candidato sandinista a la alcaldía.

Los sandinistas y el narco

Sin embargo, Navarro no solo era incondicional con Arnoldo Alemán, también era férreo antisandinista, a tal punto que llegó a acusar al partido FSLN de sacar dinero de los narcotraficantes.

Eso fue el 10 de diciembre del 2005. Navarro disputaba la candidatura presidencial dentro del PLC. “El FSLN ha montado toda una estructura en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y el Poder Judicial para obtener dinero, ya sea del narcotráfico o de donde provenga para financiar sus campañas electorales”, dijo Navarro, según recogía una publicación de la agencia EFE el 11 de diciembre de ese año.

Parecía el político más antisandinista de su generación y eso lo ratificaría poco menos de cinco años después, cuando en julio del 2010 Wilfredo Navarro declaraba al diario La Prensa que sería opositor a Daniel Ortega hasta la muerte.

Navarro se cambia de traje

Con el atornillamiento de Daniel Ortega en el poder, la narrativa de Navarro fue cambiando paulatinamente hasta que fue evidente su defensa del sandinismo, aún siendo diputado por el PLC.

En junio del 2016 finalmente se quitó al careta y firmó su adhesión a la Alianza Unida Nicaragua Triunfa, liderada por el FSLN. Bajo esa alianza corrió como candidato a diputado en las elecciones de noviembre. En enero del 2017 asumía su cargo bajo la bandera roja y negra.

Para Navarro, Arnoldo Alemán era ya una cosa del pasado y en enero del 2018 le recordó a María Fernanda Flores, esposa de Alemán, que éste le había regalado un anillo de 100 mil dólares, dando a entender el origen ilícito del mismo.

En cuanto al FSLN, al iniciar en abril del 2018 las masivas protestas contra el gobierno, Navarro, fiel a su costumbre, no tuvo reparos en adoptar el discurso oficial. Ortega supo reconoce su fidelidad al nombrarlo como uno de los delegados sandinistas en las negociaciones con la oposición.

La gran pregunta es si Wilfredo Navarro está dispuesto a ser fiel, al menos una vez en su vida, y llegar hasta el final con el FSLN o si en algún momento lo veremos abandonar el traje rojo y negro y buscar cobijo en otros rincones, incluso en la oposición. Navarro lo ha hecho antes y en la oposición tampoco hay que descartar las cosas tajantemente. En Nicaragua los políticos de poca reputación siempre han tenido quien les dé la mano.

(Nota reeditada en octubre del 2020)


ENTRADAS RELACIONADAS