Gobierno de Ortega rechaza el informe de la ONU al asegurar que no es “serio”


El gobierno del presidente Daniel Ortega rechazó el informe que diera a conocer este viernes la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), en el que señala que en Nicaragua continúan la represión, las torturas y la falta de libertades.

El gobierno expresó que el informe es parcializado, a la vez que niega que en Nicaragua no se permitan las manifestaciones públicas y se encarcele por portar la bandera o cantar el himno nacional.

“La identificación de fuentes y la recopilación de la información se realizó a partir de criterios parcializados y arbitrarios, lo que no se corresponde con un informe metodológicamente serio. Igualmente, no se hace mención al procedimiento concreto utilizado para identificar fuentes y verificar la información”, manifestó el gobierno.

“La falta de rigor metodológico en la elaboración del informe, su contenido, conclusiones y recomendaciones hace que carezcan de veracidad y credibilidad”, agregó.

En cuanto a las concentraciones públicas, afirma que la Policía no ha recibido solicitudes que “cumplieran con los requisitos de ley”.

Igualmente dice que en Nicaragua hay absoluta libertad de expresión y que “si alguna persona ha tenido que responder a la justicia, lo ha hecho por la comisión de conductas delictivas establecidas en el Código Penal como delitos”.