Padre Edwin y las madres se encuentran estables, aunque están deshidratados y la mayoría tiene gastritis


Tras ser rescatados del cerco policial en la Iglesia San Miguel e ingresados de emergencia en el Hospital Vivian Pellas, el sacerdote Edwin Román y las madres que estaban en huelga de hambre se encuentran estables.

Según la doctora María Eugenia Espinoza, de la Dirección Médica del Vivian Pellas, ellos recibieron a 14 pacientes y tras una valoración se determinó que ninguno presenta un cuadro de gravedad, aunque se procedió a practicar los exámenes de laboratorio correspondientes.

Espinoza declaró a medios de comunicación que varios pacientes están deshidratados, con gastritis, náuseas y vómitos, producto del ayuno prolongado.

«La mayoría de ellos están con hidratación intravenosa. No todos, pero sí la mayoría de ellos tiene gastritis», explicó.

La doctora Espinoza indicó que los pacientes tienen su «estado emocional bastante alterado, porque es razonable por las condiciones en que han estado».

De los 14 pacientes atendidos solo dos presentaban cuadros agudos de sus enfermedades crónicas: un caso de asma y el padre Edwin Román, a quien los médicos le procedieron a tratar una hipertensión.

Foto de portada: Captura de Pantalla.