Rosario Murillo después de mandar a reprimir: «¿Por qué no aprendemos a amar al prójimo?»


La alocución de la vicepresidenta Rosario Murillo este 12 de diciembre en sus medios de propaganda, dejó verdaderas joyas que describen su carácter colérico y a la vez cínico cuando se refiere a la crisis sociopolítica, al actuar del oficialismo y a las acciones de los opositores.

Apenas había pasado poco más de una hora desde que Policías y simpatizantes del FSLN habían agredido a madres de presos políticos y a activistas opositores, cuando Rosario Murillo se preguntaba: ¿Por qué será que no aprendemos a amar al Prójimo? ¿Por qué será que es tan difícil vivir como cristianos, practicar el mandato sublime de Cristo Jesús, sencillo, concreto: Amemos al prójimo como a nosotros mismos?”.

Las imágenes de los medios de comunicación muestran a Policías golpeando y robando a periodistas, activistas y ancianos, como también a un fanáticos de la familia Ortega amenazando y agrediendo con un tubo, en complicidad con agentes que estaban cerca de él.

Para Murillo los que se oponen al gobierno “son personajes abominables y despreciables”, aunque en las calles el solo hecho de mencionar el nombre de Rosario Murillo provoca ya sea repudio o miedo, debido a que, según la CIDH es una de los principales funcionarios responsables de cientos de muertes a lo largo de la actual crisis sociopolítica.

La vicepresidenta se mostró consciente de ante la muerte somos iguales, algo que no es muy común en ella, pues según se sabe ella cree que en la reencarnación y que hay hombres y mujeres que vienen a este mundo como predestinados a ser “grandes”.

“Todos los días hacemos algunas referencias sobre el carácter agrio, agresivo y explosivo de aquellos que se creen más, que nos ven desde arriba… ¿Cuál arriba? ¿Cuál abajo? Todos somos iguales, y cuando pasamos a otro plano de vida, no hay arriba, no hay abajo, todos vamos en la misma dirección. Esa es la Verdad. No entenderlo, es ser realmente limitado”, manifestó.

“Se creen, porque se creen más, con derecho divino de tratar a los demás como seres inferiores”, señaló Murillo en un ataque verbal dirigido al opositor Juan Sebastián Chamorro, miembro de la Alianza Cívica.

Murillo estaba muy colérica pues minutos antes de que hablara, Estados Unidos había publicado sanciones contra su hijo Rafael Ortega Murillo y varias empresas que usa la familia presidencial para lavar dinero y sostener su régimen.


ENTRADAS RELACIONADAS