Rosario Murillo vuelve al ataque contra el Cosep: «Mostraron dientes, uñas, garras, instintos»


La vicepresidenta Rosario Murillo reprochó nuevamente al Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) el haber traicionado, según ella, la alianza que durante 11 años tuvieron con el gobierno sandinista.

Murillo aseguró el jueves que fueron los grandes empresarios los que traicionaron la confianza que ella y Daniel Ortega les habían tenido.

“¡Cómo confiar en los que precisamente mostraron una cara que no habían antes enseñado…!”, dijo Murillo, en relación al apoyo verbal que dio el Cosep a las protestas antigubernamentales del 2018 y que puso fin a a más de una década de un verdadero concubinato entre el sector público y privado, cuyas consecuencias habían sido un serio deterioro del sistema democrático nicaragüense.

“Mostraron dientes, uñas, garras, instintos, que no habían mostrado en el corto tiempo en el que creímos en la posibilidad de avanzar juntos”, atacó.

La vicepresidenta tachó como una “emboscada” de los empresarios el romper la alianza con el gobierno y apoyar las protestas de los opositores.

“No hubo Alianza que se sostuviera porque precisamente fue parte de la tormenta, de esa tormenta, de ese diluvio que quiso destruirnos. Y el Arca, eso sí, allá estaba, y en esa Arca navegaron los buenos, hijos de Nicaragua, los que, asombrados, extrañados, veíamos la emboscada, esa emboscada que nos resultaba increíble, inconcebible, porque avanzábamos, como avanzamos otra vez, en Reconciliación, Trabajo, Seguridad y Paz”, aseguró.

«Identificados»

Rosario Murillo también advirtió a los empresarios que el gobierno los tiene debidamente identificados.

“El odio destruye, como nos tocó, como nos quiso destruir en el 2018. El Amor construye, paso a paso. Paso a paso nos reconstruimos, nos reanimamos, nos restauramos, después de haber sido golpeados por la desgracia del Odio, y todos sabemos quiénes fueron, los conocemos, los identificamos. No confiamos”, indicó

Murillo los acusó de aprovecharse de la crisis

El pasado 17 de febrero Rosario Murillo acusó a los empresarios de aprovechar la crisis sociopolítica iniciada en abril del 2018 “para cerrar negocios quebrados y dejar sin trabajo a 160 mil personas”.

Dos días después el Cosep respondió que “el sector privado no generó esta crisis, y que al igual que todos los nicaragüenses, está siendo afectado negativamente por la misma”.

“Ante acusaciones proferidas por la vicepresidenta Rosario Murillo, en las que responsabiliza al sector privado de la crisis del país, remarcamos que ésta se debe a la erosión sistemática de derechos humanos provocada por el gobierno, tal como lo señaló el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos”, respondió la organización.


ENTRADAS RELACIONADAS