Identificados el fanático que escupió a Lésther Alemán y que el tachó de “traidor” a Ernesto Cardenal


Aunque las turbas del FSLN operan impunemente en compadrazgo con la Policía Sandinista, sabiendo que no serán juzgados por cualquier cosa que hagan, hay una condena de la que no se salvan: la de la población que ayuda a identificarlos y a hacer la denuncia pública.

Tal cosa ha sucedido con la profanación y los violentos actos protagonizados por los sandinistas el martes 3 de marzo en la Catedral, durante la misa de cuerpo presente del poeta y sacerdote Ernesto Cardenal.

Al concluir la misa un fánatico de Daniel Ortega salió al paso del activista opositor Lesther Alemán, agrediéndolo y escupiéndolo. Al hacerse público el video, la ciudadanía lo identificó como Arnaldo Zamora, trabajador del gobierno.

Arnaldo Zamora junto a la alcaldesa de Managua, Reina Rueda.

“Va huyendo la rata, va huyendo la rata. No te vamos hacer nada, no somos como ustedes, a nosotros nos pintaban”, le decía a Alemán, lanzándole palabras soeces y acusándolo de que por él la economía de Nicaragua está mal.

Otro que de los identificados fue el que al ser entrevistado por el diario La Prensa llamó “traidor” a Ernesto Cardenal, a pocos metros de donde yacía su cuerpo en un ataúd. Su nombre es Daniel Guerrero Trochez, trabajador de la Dirección General de Ingresos (DGI), y según se afirma es hijo de un jefe comisionado de la Policía Sandinista.

Guerrero mostró una completa ignorancia del legado literario de Cardenal, a pesar que supuestamente fueron enviados por Rosario Murillo para “rendir homenaje” al poeta. “Cultura nicaragüense, más nada” (…), cultura universal”, dijo parco.

Al insistirle la periodista dijo: “Fue alguien que se aprovechó del Frente Sandinista en su momento. Después se volvió un traidor”, aseguró.

Esta, que pareciera, la última afrenta de Rosario Murillo a Cardenal, también estuvo marcada por robos y golpizas a varios periodistas independientes. Hans Lawrence, de Nicaragua Investiga, fue uno de los más agredidos y terminó vomitando sangre.

Daniel Guerrero.