Voces

El CORONAVIRUS y la oportunidad de ser mejores personas

El domingo 22 de marzo, sumido en una cuarentena de fin de semana, porque de lunes a viernes me veo obligado a salir a trabajar, decidimos jugar «STOP» en la casa. Recuerdan ese histórico juego? Pues nos acabamos todo el abecedario y al final yo gané. Pero no se trata de quién tiene mejores habilidades para formar palabras con una letra, sino que perfectamente se pueden encontrar buenas formas de entretenimiento en familia para pasar este tiempo tan difícil.

Sé que no soy el primero que ustedes posiblemente hayan leído que habla sobre cómo podemos fortalecer nuestro carácter «gracias» a esta pandemia, pero es la realidad. Podemos ser mejores personas si intentamos apreciar lo que tenemos en casa, nuestras relaciones con los demás miembros y hasta las cosas que se necesitan reparar o modificar de ahora en adelante.

La educadora Vida Gaviria, coach familiar y autora del libro Vida en familia, dice que cada persona enfrenta la situación de una manera diferente. “Identifiquemos qué es lo que más nos funciona. Para algunos, mantener una rutina parecida a la de la vida cotidiana los ayuda. A otros les funciona dedicarse a aquellas cosas que generalmente posponen porque, precisamente, siempre se quejan de falta de tiempo”.  https://prodavinci.com/como-mejorar-la-convivencia-familiar-en-la-cuarentena-por-el-nuevo-coronavirus/

Para muchos puede resultar difícil convivir con los demás, apegándose a una realidad que durante décadas había perdido valor y constancia, pero quizás debemos centrarnos en que al mismo tiempo en que nos protegemos, podemos comprender que el tiempo en cuarentena puede servir para iniciar de cero en nuestras relaciones y cultivar nuevos sentimientos de unidad en la familia. Apreciarla más.

Por ejemplo, les conté que jugué «STOP», y de repente salieron risas y carcajadas por lo divertido que es ese juego. Y se puede practicar otro tipo de actividades como la conversación, la lectura, ver televisión en familia, compartir opiniones y muchas cosas más.

Claro, es algo casi imposible para las familias que viven del día a día y tienen que dejar el núcleo para llevar el sustento a casa, y esto duele mucho, en serio, pues la pobreza es una pandemia que siempre ha estado en nuestro mundo.

Por ejemplo, ahora que la mayoría de los niños tiene que estudiar desde casa, se puede fortalecer el lazo con los padres de familia. Poniendo mayor atención al desarrollo de los infantes, sabiendo cómo van en clases y reconociendo de qué manera se puede ser más útil para ellos. Ayudándolos con sus tareas o jugando con ellos, pero no solamente a través de videojuegos.

EL PAÍS cuenta que esta es una oportunidad para «reflexionar sobre la necesidad de mantener a los niños ocupados todo el tiempo. Los niños necesitan calma y sosiego para interiorizar los estímulos que les llegan».  https://elpais.com/elpais/2020/03/16/mamas_papas/1584340747_309038.html

Podemos hacer mucho, como inspeccionar nuestra casa y encontrar detalles que necesitan reparación, pensar en remodelaciones y quizás hacer planes para emprender en algo que nos brinde ingresos extra. Y también, encontrar nuevos pasatiempos y pasiones que puedan mantenernos ocupados y lejos de la propagación del miedo colectivo que está causando, a su vez, mucho más miedo del que provocan los fallecimientos que vemos en las noticias.

Todos podemos sacar provecho de este triste presente, y valoremos que no solo el CORONAVIRUS está llevándose a miles de seres humanos en el mundo, sino que el planeta está rápidamente presentando muestras de alivio mientras estamos encerrados. Esa sí es una excelente noticia, y seguramente es momento de notar cómo podemos hacer de La Tierra, un lugar nuevamente ideal para vivir.

¿Les parece bien si jugamos «STOP»? Les advierto que soy muy bueno, y que Lima no es un país, sino la capital de Perú.

Muuuuchas gracias.

*El autor es periodista. Pueden encontrar este artículo y otros más en su blog Opinión Libre 505.