Hijos de Edén Pastora aseguran que no ha muerto, aunque admiten que está grave


Aunque la tarde de este sábado 13 de junio circuló el supuesto fallecimiento del comandante sandinista Edén Pastora, hijos del exguerrillero han desmentido la información, no obstante, admiten que en las últimas horas su estado de salud ha desmejorado mucho.

Pastora tiene 83 años de edad y desde hace varios días se encuentra internado en el Hospital Militar «Alejandro Dávila Bolaños». Se maneja que está ingresado a causa del coronavirus COVID-19. Sus familiares indican que es falso.

«Está grave pero no ha muerto», aseguró Emilio Pastora, hijo del comandante sandinista, al ser consultado por el diario LA PRENSA.

El periódico también consultó con Álvaro Pastora. «A mí me tienen que decir los médicos cómo está él. Tenemos comunicación directa con los doctores. No me han dejado verlo», declaró. Pastora dijo que se dirigía al hospital para conocer de primera mano la condición de su padre.

La muerte del legendario y polémico guerrillero había sido confirmada por periodistas como Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial. Posteriormente éste manifestó que fuentes médicas del Hospital Militar afirmaban que sigue vivo pero muy grave.

«Dos fuentes médicas, vinculadas al Hospital Militar, aseguran que la salud de Edén Pastora Gómez es «gravísima», «extremadamente crítica», pero continúa intubado con vida, pese a que algunos de sus familiares han informado su deceso a medios de comunicación costarricenses», dijo Chamorro.

Hija había negado gravedad

A inicios de junio Pastora presentó complicaciones en su salud mientras estaba en Rivas, por lo que fue trasladado de urgencia a un hospital de Managua. El viernes 5 de junio regresó a su casa y en declaraciones a medios de comunicación aseguró que lo que tuvo fue una recaída por bronconeumonía.

«Una broconeumonía fue lo que tuve, una bronconemonía que la había tenido hace 10 años y me escapó de matar hace 10 años y ahora me escapó de matar, pero ya está bien todo», aseguró a NICARAGUA INVESTIGA

El lunes 8 de junio fue nuevamente hospitalizado. La periodista Tifani Roberts informó que había sido conectado a un ventilador.

La hija del comandante sandinista, Karla Pastora, acusó de mentirosa a Roberts, pero no mostró pruebas que desmintieran a la periodista.

De enemigo a fiel de Ortega

Aunque murió como un fiel a Daniel Ortega, en los años ochenta armó una guerrilla con apoyo de la CIA y durante varios años combatió contra los comandantes sandinistas que habían asumido el poder en 1979 tras derrocar al dictador Anastasio Somoza.

Ese distanciamiento se mantuvo durante muchísimo tiempo, hasta que al retornar Ortega al poder en el 2007 se convirtió en su funcionario.

Ortega le ordenó dragar el Río San Juan, obra que nunca finalizó. Igualmente fue responsable de invasión y daño ambiental en territorio costarricense, por el que la Corte Internacional de Justicia ordenó a Nicaragua indemnizar a Costa Rica con 378,890 dólares.

Por su fidelidad, en el 2012 el gobierno de Ortega le donó una propiedad de 20 manzanas en la paradisíaca y valiosísima playa de Punta Teonoste.

Amenazas a sacerdotes

Al iniciar las protestas antigubernamentales en abril del 2018, Pastora ratificó su apoyo a Daniel Ortega y exhortó a excombatientes sandinista y retirados del Ejército a defender al dictador.

En julio de ese año amenazó a los sacerdotes de Nicaragua al afirmar a que a las sotanas también le entraban las balas.

Foto de portada: El 19 Digital.