Más de 800 nuevos policías sandinistas patrullan las calles de Nicaragua


La mañana de este jueves se llevó a cabo la graduación de 818 nuevos oficiales de la Policía Sandinista, con lo que el régimen de Daniel Ortega está incrementando sus principales fuerzas represivas.

Aunque la vicepresidenta Rosario Murillo había dicho que sería un acto virtual, la graduación se llevó a cabo de manera presencial en el Complejo Policial “Faustino Ruiz”, mejor conocido como “Plaza El Sol”.

Del total de graduados, 227 son mujeres y 591 varones. Estos se prepararon en la Academia “Walter Mendoza” a lo largo de aproximadamente cuatro meses bajo los preceptos, ya no de una policía comunitaria, sino como un cuerpo armado al servicio del gobernante Frente Sandinista y de la familia Ortega Murillo.

Estos agentes han sido enviados inmediatamente a patrullar las calles de los distintos departamentos de Nicaragua, siendo una de sus prioridades reprimir cualquier manifestación contraria al gobierno.

Enorme aumento de fuerzas

La institución ha crecido de manera exponencial desde las protestas antigubernamentales del 2018. Para esa fecha el número de miembros apenas superaba los 14 mil. En septiembre del 2019 el jefe de Policía, primer comisionado Francisco Díaz, aseguró que disponían de 15,755 efectivos.

Tomando en cuenta esos datos, quiere decir que en los últimos nueve meses la Policía Sandinista incorporó 2,637 nuevos agentes.

Llama la atención la cantidad de personas que se están sumando a las filas de una institución acusada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de cometer crímenes de lesa humanidad, y cuyos principales jefes están sancionados por el gobierno de Estados Unidos.

Durante las protestas del 2018 y los meses subsiguientes la Policía operó abiertamente junto a paramilitares del Frente Sandinista. Con los meses muchos de estos paramilitares se incorporaron a la Policía.

Foto: Referencial.