Monseñor Silvio Báez: «Urgen líderes que sientan el dolor de la gente»


En momentos en que las organizaciones opositoras lucen desprestigiadas ante la población a consecuencia de los problemas existentes en el proceso de unidad y la falta de visibilización de una salida a la crisis socipolítica, el Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio Báez, vuelve a insistir en la necesidad de que en Nicaragua existan verdaderos líderes.

Para monseñor Báez, los líderes que requiere el país deben hablar con la verdad a la población y también darle esperanza ante la situación actual.

«Urgen líderes políticos que, liberados de egoísmos y burocracias, sientan el dolor de la gente. Urgen líderes que hablen al pueblo con la verdad y con afecto para darle esperanza. Urgen líderes dedicados a que el pueblo sufra menos, o no sufra más, e incluso que vuelva a sonreír», dijo el sacerdote.

Monseñor Silvio Báez es uno de los líderes religiosos más querido por el pueblo de Nicaragua, por su firme postura frente a las injusticias.

No tener miedo a los poderosos

El domingo 21 de junio monseñor Báez llamó a los fieles a no tener miedo y seguir firme frente a quienes tienen el poder.

“Los poderosos de ayer y de hoy cuando se sienten acusados por la palabra profética que desenmascara su injusticia y su corrupción, intentan siempre desprestigiar o eliminar a los profetas, es su arma preferida, pero los profetas nunca están solos”, expresó en la misa oficiada en la parroquia Santa Agatha, de Miami, Estados Unidos.

El religioso partió a un exilio forzado en abril del 2019 cuando el papa Francisco le pidió se fuera a Roma. El obispo recibía constantes amenazas de muerte por parte de los simpatizantes del gobierno de Daniel Ortega, sin embargo, al irse dejó claro que él no pidió su salida del país.

Desde el exilio no ha dejado de estar pendiente de la situación de Nicaragua y condenando las violaciones a los derechos humanos.

Foto de portada: Redes.