Reaparece la peste negra en Mongolia y China


La peste bubónica o peste negra reapareció la semana pasada en Mongolia y China, lo que ha puesto en alarma a las autoridades de esos países para evitar que que el brote se expanda entre la población.

En Mongolia un hombre de 27 años de edad y su hermano de 17 resultaron contagiados luego de comer marmotas. Ambos se encuentran en estado crítico en hospitales de la ciudad de Khovd.

El Centro Nacional de Enfermedades Zoonóticas de Mongolia puso en cuarentena a la región de Khovd, fronteriza con Rusia.

El organismo analizó muestras a 146 personas que habían tenido contactos con las dos personas infectadas, además de haber identificado a otras 504 personas de segundo contacto.

Un caso en China

El domingo la agencia estatal de noticias Xinhua informó también que en la región china de Mongolia Interior se detectó un caso de peste bubónica.

Este se registró el día sábado en la ciudad de Bayannur. Las autoridades sanitarias piden a la población tomar todas las medidas necesarias para evitar contagios de persona a persona, así como evitar cazar o comer animales que se cree transmiten la enfermedad.

Sintomas

La peste bubónica o peste negra provoca inflamación y dolor en los ganglios linfáticos, fiebre por encima de 40 grados, escalofríos, tos, manchas negras o azuladas con hemorragias cutáneas y aparición de bubones en distintas partes del cuerpo que emiten un olor pestilente. La infección puede matar a un adulto en solo 24 horas si no recibe el tratamiento adecuado.

La marmota también pudo haber provocado la epidemia de 1911, cuando se registraron 63 mil muertos en el noreste de China.

En la Edad Media, entre 1347 y 1351 la peste negra mató a aproximadamente 200 millones de personas en el mundo. Esa pandemia la provocaron las pulgas de las ratas y se originó en China.


ENTRADAS RELACIONADAS