Actualidad

Muere Rafael Valdez, jefe de las turbas sandinistas que profanan las iglesias católicas

La madrugada de este 19 de julio falleció en la ciudad de Managua, el militante sandinista Rafael Valdez Rodríguez, líder de las turbas del FSLN que se dedican a profanar los templos y a atacar a la feligresía católica no adepta al partido de gobierno.

Valdez murió a las 12:20 de la madrugada de este domingo, según confirmó su propio hermano, el también fanático sandinista Tomás Valdez.

Durante años él y su hermano Tomás dirigieron la “comunidad eclesial de base San Pablo Apóstol”, la cual no es reconocida por la iglesia católica.

Toma de la Catedral de Managua

El 18 de noviembre del año pasado ambos hermanos encabezaron las turbas que profanaron con lujo de violencia la Catedral Metropolitana de Managua, donde un grupo de madres de presos políticos estaban en huelga de hambre.

Al tomarse el templo, los fanáticos sandinistas golpearon al padre Rodolfo López, uno de los pocos sacerdotes nicaragüenses facultados para practicar exorcismos.

La catedral estuvo en manos de ellos durante 24 horas. Estos se presentaron aduciendo que eran “católicos revolucionarios”, y gritando consignas como “El pueblo unido, jamás será vencido”, “Patria Libre o Morir” y “No pudieron ni Podrán”. A los sacerdotes los llamaron «hipócritas» y fariseos.

Pidieron la expulsión de monseñor Báez

En octubre del 2018 Rafael Valdez y su hermano Tomás organizaron una campaña para expulsar de Nicaragua al obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez. Con ese fin el 31 de octubre de ese año enviaron una carta al papa Francisco denunciando al obispo por supuestamente incumplir con su labor pastoral.

Según dijeron, lograron recoger más de medio millón de firmas contra Silvio Báez, quien valga aclarar es uno de los sacerdotes católicos más populares de Nicaragua y con gran reconocimiento internacional.

Cargos de poca relevancia

Rafael Valdez durante la primera dictadura del FSLN fue director de correos postales en el Instituto Nicaragüense de Correos (Telcor) y posteriormente director de la Región III.

Con la derrota electoral de 1990 empezó a trabajar en el Centro Ecuménico «Antonio Valdivieso», que dirigía el sacerdote sandinista Uriel Molina Oliú.

Foto de portada: El 19 Digital.