Ortega priorizó la economía frente al COVID-19, pero CEPAL dice que el PIB caerá un 8%


Daniel Ortega tiene más de cuatro meses argumentando que en Nicaragua no se impuso, ni se impondrá, ningún confinamiento o cuarentena por la pandemia de coronavirus, debido a que este es un país pequeño que no se puede dar el lujo de detener su economía.

El dictador nicaragüense se ufana de que en Nicaragua el impacto de la pandemia no ha sido como en de otros países de la región y que la gente sigue su vida con relativa normalidad. Pero la realidad es completamente diferente y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ubica al país como el séptimo con la peor proyección de caída del Producto Interno Bruto (PIB).

Datos de la CEPAL, recogidos por la cadena de noticias BBC Mundo, indican que la caída del PIB de Nicaragua será de un 8.3%, solo un poco «mejor» que Perú (13%), Argentina (10%), Brasil (9.2%), Ecuador (9%), México (9%) y El Salvador (8.6%, país que ha tenido una de las cuarentenas más rigurosas de la región.

En la región latinoamericana los países donde el impacto en el PIB será menor son Paraguay (2.3), Guatemala (4.1%) y Uruguay (5%).

Nicaragua tiene ya tres años en recesión económica, producto de la crisis sociopolítica derivada de la represión gubernamental del 2018. El 7 de julio el sancionado ministro de Hacienda y crédito público Iván Acosta aseguró que la caída económica generada por el coronavirus es transitoria.

Foto de portada: Referencial.


ENTRADAS RELACIONADAS