Actualidad

Murillo otorga la Orden Cultural «Rubén Darío» a la cadena TELESUR, de la cual Juan Carlos Ortega es directivo

El régimen de Daniel Ortega convirtió la Orden de la Independencia Cultural “Rubén Darío”, el más importante reconocimiento de Nicaragua, en un regalo que se le pueda dar a cualquier amigo independientemente de si cumple con los más altos estándares, que en teoría se requieren para hacerse acreedor de ésta.

Tal es el caso de la cadena de televisión venezolana TELESUR, a la que la vicepresidenta Rosario Murillo dijo le ha sido entregada en ocasión de sus 15 años de fundación.

«Con orgullo entregamos a nombre del pueblo nicaragüense  la Orden de la Independencia Cultural Rubén Darío a los queridos compañeros y hermanos de TELESUR, la señal combativa y victoriosa de los pueblos de nuestra América Caribeña»,  informó Rosario Murillo el viernes 24 de julio.

La Orden de la Independencia Cultural “Rubén Darío” la entrega el presidente de Nicaragua a personajes o instituciones con una importante contribución a la cultura tanto nicaragüense como extranjera.

De acuerdo a Murillo, “TELESUR merece este reconocimiento que es símbolo de poesía, la espada, el acero y el olivo que nos caracterizan”.

Aunque Murillo le reconozca méritos a la cadena televisiva, en realidad no es más que un órgano de propaganda de la izquierda latinoamericana, de la cual su hijo Juan Carlos Ortega es directivo.

Tan desprestigiada está la orden, que en el 2018 luego de la masacre de ese año, el presidente Daniel Ortega se la entregó al secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, y a otros exdirigentes de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), como Julio César Orozco, Alonso García, Bismarck Santana, Yasser Martínez, César Pérez, Hualpa Pineda, Isaac Bravo, Luis Andino y Leonel Morales.

En el 2008 también había sido impuesta a 47 comunicadores, entre estos, a un buen grupo de propagandistas del régimen, entre estos William Grigsby, director de la oficialista Radio La Primerísima.