Rosario Murillo niega atentado terrorista y dice que «veladoras» causaron incendio en la capilla de la Sangre de Cristo


Aunque hay testigos de que este viernes por la mañana un hombre lanzó una bomba en la capilla de la Sangre de Cristo, de la Catedral Metropolitana de Managua, la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, niega el atentado y lo minimiza a un incendio.

“Cómo somos de devotos, de la Sangre de Cristo. Lamentablemente se combustionó la estructura, por la presencia de velas que coloca la feligresía”, manifestó al mediodía a través de los medios de propaganda oficial.

«Son veladores que encienden los feligreses que buscamos siempre como pagar a nuestros santos», subrayó Murillo.

La vicepresidenta aseguró que las autoridades correspondientes están investigando las causas de lo ocurrido y que darán a conocer los resultados.

El hecho ha sido condenado por sacerdotes y diferentes sectores. Las sospechas recaen sobre militantes del gobernante Frente Sandinista, quienes continuamente amenazan y atacan templos y a los fieles de la Iglesia Católica.

Murillo suele hacer uso de una retórica cristiana y católica, sin embargo, se sabe que cree en el esoterismo y ella misma admite que cree en los «espíritus», a tal punto que en varias ocasiones ha dicho que habla con los difuntos.

Foto de portada: Presidencia de Nicaragua.


ENTRADAS RELACIONADAS