Actualidad

Escuche a Rosario Murillo decir que Nicaragua tiene capacidad para fabricar la vacuna contra el COVID-19

Las principales potencias económicas dispusieron miles de millones de dólares para que las mentes más brillantes del planeta encuentren pronto la vacuna contra el COVID-19. Al frente de los estudios se mencionan laboratorios y empresas farmacéticas de alta tecnología de Estados Unidos, Inglaterra y China, que prometen fabricarla para distribuirla a nivel mundial. Sin embargo, aunque usted no lo crea, el gobierno del dictador Daniel Ortega asegura que Nicaragua también cuenta con la capacidad para fabricar la tan ansiada vacuna.

Quien ha hecho semejante afirmación es nada más y nada menos que la propia vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo. El viernes 31 de julio en horas del mediodía, durante su habitual comunicación a través de los medios de propaganda oficial, Murillo subrayó que la planta Mechnikov, ubicada en Managua, tiene el personal calificado y todas las capacidades técnicas instaladas para poder producir en Nicaragua cualquier tipo de vacunas, incluyendo las del coronavirus.

“Tenemos una buena noticia… El Instituto Latinoamericano de Biotecnología, Mechnikov, nos informa que está siempre en búsqueda de las vacunas novedosas que se producen contra infecciones presentes en Nuestra América y el Caribe, para posteriormente registrarlas, fabricarlas y aplicarlas”, indicó la también esposa del dictador Daniel Ortega.

Rosario Murillo citó un mensaje que le hizo llegar la gerencia general de Mechnikov, en la que señala: “Debido a esta situación pandémica mundial nos estamos centrando en las vacunas contra Coronavirus, que se encuentran en procesos de elaboración, y a través del Instituto de Investigación Científica de Vacunas y Sueros, de San Petersburgo, estamos en comunicación con varios sitios de investigación y desarrollo en la Federación de Rusia, para el objetivo de empezar las actividades pertinentes al momento de disponibilidad de la vacuna”.

“Quiere decir que Mechnikov, y lo afirma en el segundo párrafo, cuenta con el personal calificado y con todas las capacidades técnicas instaladas para poder producir aquí en Nicaragua cualquier tipo de vacuna, incluyendo las vacunas contra coronavirus”, prometió Murillo a la militancia del Frente Sandinista, a quien diariamente dirige mensajes de entre 20 y 40 minutos, en promedio.

Del Interferón al Avifavir

El gobierno de Nicaragua es prácticamente el único que no en el mundo que no tomó medidas acorde a la alarma por la pandemia y más bien sigue promoviendo actividades masivas.

Al iniciar la pandemia el gobierno prometió a sus fanáticos que la cura contra el COVID-19 era el medicamento cubano Interferón. Incluso gastó 5.9 millones de dólares para adquirir 49 mil dosis. Luego se supo que ya no lo estaba usando para atender a los pacientes. La vicepresidenta incluso prometió la que la planta Mechnikov fabricaría en Nicaragua el interferón.

El 10 de julio Rosario Murillo informó que Nicaragua adquirirá el Avifavir, un medicamento que Rusia está ofreciendo para atender la pandemia.

Foto de portada: Presidencia de Nicaragua.