Actualidad

Papa Francisco califica de ATENTADO lo ocurrido en la Catedral de Managua

El Papa Francisco condenó el atentado perpetrado por desconocidos el pasado el viernes 31 de julio contra la capilla de la Sangre de Cristo en la Catedral Metropolitana de Managua, Nicaragua.

Este domingo 2 de agosto, tras rezar la oración del Ángelus, el Papa Francisco se solidarizó con el pueblo cristiano nicaragüense. «Pienso en el pueblo de Nicaragua que sufre por el atentado contra la Catedral donde ha sido casi destruida la imagen tan venerada de Cristo, que ha sostenido durante siglos la vida del pueblo fiel«, indicó.

«Queridos hermanos nicaragüenses, estoy cerca de ustedes y rezo por ustedes», expresó el máximo líder de la Iglesia Católica.

Las palabras del Papa Francisco vienen a dejar aún más en claro que lo ocurrido el viernes fue un acto terrorista, como lo catalogó ese mismo día el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes.

Gobierno niega atentado

Hay que subrayar que el atentado se registró aproximadamente a las 11:00 de la mañana y los testigos señalaron a un hombre que lanzó una bomba tipo molotov. Poco más de una hora después la vicepresidenta Rosario Murillo dijo tajantemente que había sido un incendio provocado por las veladoras que hay a la orilla de la Sangre de Cristo. Esto fue inmediatamente desmentido por el cardenal Brenes, quien recordó que desde hace años no se colocan veladoras junto a la imagen.

Par enredar aún más las cosas, en horas de la noche la Policía informó que el incendio probablemente lo había causado una atomizador plástico con alcohol, el cual se usa para desinfectar las manos. Lo raro de la versión policial es que el atomizador no fue consumido por las llamas, quedando casi intacto, a diferencia de todo lo que estaba a su alrededor que quedó carbonizado.

El sábado 1 de agosto, desde horas de la mañana la Policía inició redadas y se llevó a la fuerza a los testigos del hecho. Por la noche sacó un comunicado en el que aseguraba que estas personas habían declarado que sí había una veladora, además que no declaran haber visto a un hombre lanzando una bomba.

Desde el 2018 el gobernante Frente Sandinista incrementó la persecución en contra de la Iglesia Católica, con ataques armados y tomas de templos, así como también golpizas a sacerdotes y feligreses.

Foto de portada: Internet