Ejército Sandinista trata de limpiar su reputación enviando a sus soldados a donar sangre


En medio de un vendaval de condenas por su complicidad en los crímenes cometidos por el régimen de Daniel Ortega, el Ejército de Nicaragua no solo recurre a campos pagados y a cierta permisividad de algunos medios de comunicación que no están controlados por el gobierno, también lo hace tratando de mostrar un lado humano, de cercanía con la población.

Una de estas estrategias es enviar a sus soldados a participar en las donaciones voluntarias de sangre. Así sucedió el pasado 4 de septiembre cuando en el marco de las supuestas “tareas de apoyo a la población”, un grupo de efectivos militares del Batallón Ecológico se sumó a la jornada de donación en coordinación con el Banco Regional de Sangre del departamento de Matagalpa.

En la actividad 51 efectivos militares, recolectándose 25.5 litros de sangre. En un comunicado el Ejército afirmó que así sus miembros “contribuyen a salvar vidas”.

El Movimiento Campesino acusa al Ejército de numerosos crímenes en las zonas rurales de Nicaragua. La institución lo niega categóricamente.

El 22 de mayo del 2020 el gobierno de Estados Unidos sancionó al jefe del Ejército, general Julio César Avilés. Lo acusó de estar alineado políticamente con Daniel Ortega. Además señaló que los militares dieron armas a los parapolicías del Frente Sandinista durante la ola represiva del 2018.

Foto de portada: El 19 Digital.


ENTRADAS RELACIONADAS