Juan Carlos Ortega SILENCIADO. La “reencarnación de Sandino» lleva dos meses sin amenazar de muerte


Aquel Juan Carlos Ortega que “repartía” balas a diestra y siniestra desde su cuenta de Twitter o leyendo cancaneado los furibundos comunicados de su Movimiento 4 de Mayo, no se ha asomado por ningún lado en casi dos meses. Ese Juan Carlos le dio paso a uno más temeroso, que mide las palabras antes de decirlas.

El hijo de la pareja presidencial, considerado por su madre Rosario Murillo, como la “reencarnación” del general Augusto C. Sandino, fue sancionado por Estados Unidos el 17 de julio por lavado de dinero. Desde entonces disminuyó su actividad en redes sociales y salvo un leve intercambio en Twitter el 31 de julio con la opositora Gioconda Belli, ha preferido no lanzar ofensas a nadie.

Tan “pacificado” está el belicoso hijo de Daniel Ortega que el 8 de agosto escribió en Twitter: “La Paz y Tranquilidad como principio incondicional para crecer como país”. El 13 de noviembre del 2019 había dicho frente a las oficinas centrales del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep): “La libertad no se conquista con flores, sino con balas«.

Un sombrío Juan Carlos Ortega

Su mayor actividad en Twitter se ha limitado a retuitear otras publicaciones, generalmente relacionadas a la música, una de sus principales aficiones.

Su esposa XiomaraBlandino ha compartido algunas fotografías en sus redes sociales, y en esta se puede observar a un Juan Carlos Ortega sombrío, cansado, ojeroso, delgado y más desgarbado que de costumbre.

La actual imagen de Juan Carlos no está a la altura de quien supuestamente es la reencarnación de Sandino, el máximo héroe nacional de Nicaragua, que durante seis años combatió a los marines de Estados Unidos.

Foto de portada: Redes.


Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Armando

    Realmente luce como un mono acomplejado, vagos sin oficios.

  2. July

    Parece un piruquita cualquiera, vago sin oficio, ni beneficio. Con tanta plata y no pueden hacer una reforma en esa cocina, parece un cuchitril. Que mal gusto.

Comentarios cerrados.

ENTRADAS RELACIONADAS