Daniel Ortega confirma que los opositores son el objetivo de la ley de «cadena perpetua»


La dictador nicaragüense Daniel Ortega aprovechó el 199 aniversario de la independencia de Centroamérica para arremeter con una serie de epítetos y ofensas contra Estados Unidos, pero especialmente contra los opositores a su régimen.

En un acto celebrado este 15 de septiembre en la Casa de los Pueblos, en compañía de su esposa Rosario Murillo; el sancionado presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras; y unas decenas de miembros de la violenta Juventud Sandinista, Ortega manifestó que los opositores “vendieron su alma al diablo”.

En su delirio mesiánico, Ortega manifestó que “si a Cristo” le salieron “traidores”, era de esperar que él y a su gobierno también le salieran.

Ortega más inclemente

El dictador aseguró que a partir de ahora ya no habrá clemencia para los que se le oponen y que por tanto no habrá más amnistías para quienes se levantaron contra él en el año 2018.

“Estamos librando otra gran batalla que pasó por otro momento de guerra, destrucción, muerte y practicas terroristas. No podemos olvidar cómo quemaban, cómo torturaron en abril, mayo, junio, julio del 2018, cómo desaparecieron a nuestros hermanos y los martirizaban y los torturaban, cómo asesinaban a trabajadores, cómo asesinaban a trabajadores y estudiantes
ellos los asesinos, ellos mismos, se encargaron de presentarse como lo que son”, manifestó.

Teme nuevo levatamiento popular

Ortega aseguró que los opositores quieren reeditar lo sucedido en el 2018 con apoyo de Estados Unidos.

“Cobardes, asesinos, que quieren repetir la historia y se sienten poderosos porque siempre tienen el espíritu de servidumbre frente al yanqui y se sienten orgullosos cuando van allá y piden sanciones”, dijo.

“Quieren poner bombas igual que en el 2018”, indcó.

Cadena perpetua

Para él, los opositores “no son nicaragüenses, son hijos del demonio” que “están llenos de odio.

“Son criminales, cobardes y se sienten intocables porque se les dio una amnistía”, dijo.

“Ya se les dio una oportunidad, pero ya no habrá otra amnistía, el pueblo pedirá cuentas y quiere cuentas en el marco de las leyes y las regulaciones que tiene el estado nicaragüense”, expresó.

“No hay indulto, no hay amnistía que valga (…) y más bien como lo hemos anunciado, hay que fortalecer el sistema judicial y hay que instalar penas mayores como el crimen que se ha cometido contra estas niñas allá en el norte del país”, subrayó Ortega mezclando el asesinato de dos niñas el fin de semana en Mulukukú con los crímenes que supuestamente han cometido los opositores.

La amenaza de Daniel Ortega se da un día después de que el régimen anunció que aplicará «cadena perpetua» para quienes cometan crímenes de odio.

Foto de portada: Archivo / Presidencia de Nicaragua.


Deja una respuesta

ENTRADAS RELACIONADAS