Régimen recurre al viejo político zancudo Enrique Quiñónez para defender su iniciativa de ley de cadena perpetua


El régimen sandinista empezó a mover a sus fichas para defender su iniciativa de cadena perpetua, y ante la falta de figuras creíbles y con un peso en las sociedad nicaragüense está recurriendo a lo único que tiene a mano. Entre eso está el exdiputado liberal y reconocido político zancudo, Enrique Quiñónez.

Ignorando adrede que Daniel Ortega y Rosario Murillo dicen claramente que la ley va dirigida a los opositores, Quiñonez defendió este miércoles en su emisora Radio 800 la decisión gubernamental, porque según él penalizará crímenes atroces contra niños y mujeres.

Dijo que las denuncias de la oposición son “una mariconería”.

Con ese razonamiento tan limitado hasta se mofó de que los opositores tengan miedo si en las elecciones del 2021 piensan ganar frente a Ortega. “¿Y no es que van a ganar el próximo año?”, manifestó.

“Ya es hora de que estemos claros en Nicaragua de que necesitamos leyes que garanticen la seguridad, que por robarte un celular un jodido te apuñalaba o te mata y desgraciando a toda una familia”, dijo.

“Ahora vienen con que Ortega lo está haciendo para la oposición, que Ortega lo está haciendo para hacer temblar a los de la oposición, que Ortega tal cosa. Hombre, ya déjense de tantas boberías. Si a usted no le gusta el calor no se meta a la cocina. Si usted a diario habla y dice barbaridades de que se asusta entonces de lo que sucede, es igual que la política, en la política no hay sorpresas, hay sorprendidos, de que se asustan si ustedes hablan barbaridades y después salen llorando y para que jodido se meten a eso, denle lugar a otro que tenga lo que vos no tenés. Ese paso del gobierno es correcto, ya era hora, cadena perpetua”, sostuvo.

Durante años Enrique Quiñónez fue parte de los grupos opositores y se declaraba enemigo del FSLn, pero había sospechas de que era una pieza de Ortega.

Con el paso de los años terminó quitándose la careta y hasta terminó facilitando los buses de su empresa para que Daniel Ortega y su familia viajen a Masaya a celebrar los aniversarios del Repliegue.

Su caso es bastante parecido a Wilfredo Navarro, otro de los que se presentó como decidido antisandinista y terminó en el regazo de los dictadores.

Foto de portada: El 19 Digital.


Deja una respuesta

ENTRADAS RELACIONADAS