Gobierno de Daniel Ortega establece relaciones diplomáticas con Sierra Leona


Ante una comunidad internacional recelosa de un gobierno que viola todos los derechos humanos, a Daniel Ortega no le ha quedado más que hacer desesperados intentos por ampliar las relaciones diplomáticas con cualquier país del mundo, por muy distante que sea este en materia geográfica, cultural y comercial.

Tal es el caso de Sierra Leona, un pequeño país africano, con el que el 25 de septiembre su gobierno firmó un acuerdo de establecimiento de relaciones diplomáticas.

En un comunicado oficial, la Cancillería sandinista explicó que la firma se llevó a cabo en la sede de la misión de Nicaragua ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), entre el representante permanente de Ortega en ese organismo, José Hermida Castillo, y el representante permanente de Sierra Leona, Alie Kabba.

El diplomático africano, según la Cancillería de Nicaragua, recordó con “alegría” que en la década de los ochenta, en su juventud, pudo conocer a Daniel Ortega.

Sierra Leona es un convulso país de 71,740 kilómetros cuadrados y con poco más de 7 millones de habitantes.

Al igual que Nicaragua está entre los países más pobres del mundo, al tener un ingreso per cápita de apenas 1,750 dólares.

Su nombre históricamente ha estado ligado a los diamantes de sangre, obtenidos para financiar la guerra, mediante la esclavitud, semiesclavitud y la explotación de las personas por grupos armados. El país ha hecho esfuerzos por mejorar esa imagen tras finalizar la guerra civil.

En los últimos dos años Daniel Ortega ha establecido relaciones diplomáticas con países como Yibuti, República Togolesa, Comoras, Esuatini o Estados Federados de Micronesia.

Foto de portada: Cancillería de Nicaragua.


ENTRADAS RELACIONADAS