Rosario Murillo se cansó de destilar odio, por un día


Luego de semanas de virulentos discursos contra los opositores, la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, hizo finalmente un alto este martes 10 de noviembre.

Sorprendentemente, Murillo no lanzó una sola expresión de odio a lo largo de los 28 minutos que habló a través de los medios de comunicación gubernamentales, y se limitó a brindar el clásico informe institucional y a exaltar el modelo de gobierno que impulsan ella y su esposo Daniel Ortega.

Esta pausa se la tomó la vicepresidenta después de que el día lunes aseguró que el gobierno puso fin a las protestas opositoras del 2018 con «bien» y «cariño». En realidad lo que hizo el gobierno ese año fue desatar una brutal represión que dejó más de 320 muertos.

Foto de portada: Presidencia de Nicaragua.


Deja una respuesta

ENTRADAS RELACIONADAS