Rosario Murillo insensible: Culpa de la tragedia a las víctimas


En su afán por justificar el actuar del gobierno y dar una respuesta al porqué de las muertes causadas por el huracán IOTA, la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, terminó culpando a las mismas víctimas por la tragedia ocurrida.

Este miércoles al mediodía, Murillo admitió el nivel de la tragedia ocurrida en el macizo Peñas Blancas, en La Dalia, donde varias personas fueron sepultadas por un deslave.

Igualmente admitió la muerte de cinco personas, la mayoría niños, en la comunidad La Piñuela, en el municipio de Santa Teresa, Carazo, cuando un río arrastró dos viviendas.

Dice que la gente se confía en exceso

Según Murillo, el gobierno tiene la responsabilidad de preservar la vida, pero es la ciudadanía a la que le corresponde crecer en responsabilidad y conciencia.

“Imagínense, por ejemplo, la tragedia que tuvimos allá en Carazo, en la comunidad La Piñuela, la tragedia que vivimos allí. En La Piñuela la alcaldesa estuvo personalmente visitando a las familias; en esa comunidad habitan 26 familias, y se evacuaron todas hacia casas solidarias, pero dos familias decidieron retornar a sus viviendas y no resguardarse”, criticó, destacando que éstas creyeron que porque para el huracán ETA no fueron afectada,s ahora correrían con la misma suerte.

“Una vez más nos confiamos en exceso, una vez más no acatamos la responsabilidad de resguardarnos”, agregó.
Murillo dijo que igual sucedió en Peñas Blancas, donde a las familias “se les había visitado contínuamente porque estaban asentados en una zona de riesgo”.

“En años anteriores se les había presentado propuesta de reubicación, no la aceptaron; y luego, en estos días habían sido visitados, pidiéndoles que se resguardaran, que fueran a casas de familiares, pero desgraciadamente decidieron quedarse”, reiteró.

Hasta la fecha el gobierno contabiliza 18 muertos por el paso del huracán IOTA en Nicaragua.

Foto de portada: Presidencia de Nicaragua.


Deja una respuesta

ENTRADAS RELACIONADAS