En este momento estás viendo Rosario Murillo amenaza: “¡Que nadie se atreva a volver a jugar con la paz!“

Rosario Murillo amenaza: “¡Que nadie se atreva a volver a jugar con la paz!“


Mientras las principales organizaciones opositoras de Nicaragua están enfrascadas en luchas intestinas y la unidad parece casi imposible, el Frente Sandinista aprovecha para seguir consolidándose en la Presidencia a través de la represión.

Ese afán de intimidad a los opositores parece responden a un temor, aún vigente, de que grupos opositores se decidan a volver a protestar como lo hicieron en el 2018. Ante ello, la vicepresidenta Rosario Murillo reiteró la advertencia de que el sandinismo no permitirá que vuelva a ocurrir.

«¡Qué nadie se atreva a volver a jugar con la paz! ¡Con la paz no se juega ! Lo hemos aprendido y lo decimos y lo reafirmamos todos los días: ¡Con la paz no se juega! ¡Con los derechos del Pueblo no se juega! ¡Con el derecho a la vida tranquila, armoniosa, de las familias, trabajando y prosperando en las comunidades, no se juega!», amenazó el lunes 3 de abril.

LEA TAMBIÉN: Bukele arremete contra oposición nicaragüense: «Si ganan, dejarían la Corte y la Fiscal Sandinista»

Protestas del 2018

En el 2018 cientos de miles de personas se levantaron contra el gobierno de Daniel Ortega por las reformas a la Seguridad Social, tras la brutal represión estatal, en que se usaron policiales y paramilitares del FSLN, las protestas devinieron en la exigencia de que Ortega y su esposa Rosario Murillo dimitieran.

La respuesta fue aún más salvaje y en los enfrentamientos entre las fuerzas sandinistas y los opositores murieron más de 320 personas, a lo que hay que sumar cientos de encarcelados y torturados.

El gobierno atacó con hombres armados marchas opositoras y desde septiembre del 2018 prohibió a los opositores cualquier manifestación de este tipo.

LEA TAMBIÉN: Cuando Miguel Ángel Casco dijo que a Ortega y Murillo les acompañaban «fuerzas del mal»

Victimización sandinista

Murillo ha mantenido un discurso de victimización, pese a que organismos de derechos humanos responsabilizan al oficialismo de la mayoría de los crímenes.

«¡No se juega con la Vida de un Pueblo…! No se juega con la Vida de un país que, como hemos dicho, ha sido inspiración para el mundo», refirió Murillo este lunes.

«Compañeros, ese es el compromiso en estos días de dignidad nacional : Unirnos todos para proclamar que en Nicaragua con la paz no se juega. Somos un pueblo digno, un pueblo que exige respeto a los procesos que vivimos, a nuestra soberanía nacional, a esa dignidad que debe ser respetada y reconocida, sobre todo lo que son nuestras instituciones, nuestra Constitución, nuestras leyes, nuestro modelo», expresó.

LEA TAMBIÉN: ¿Conoces el origen del meme del «Gordito Inocente»?

En noviembre del 2021 los nicaragüenses están llamados a las urnas, pero Ortega y Murillo se niegan a que las elecciones sean libre y transparentes.

Ante las violaciones a los derechos humanos y la corrupción, la respuesta de la comunidad internacional ha sido sancionar a los principales dirigentes del FSLN, a los jefes de la Policía Nacional y a funcionarios de gobierno, incluyendo a Murillo y a tres de sus hijos.

LEA TAMBIÉN: Diez cosas que quizás no sabías del diputado Wálmaro Gutiérrez

Foto: Presidencia de Nicaragua.