Alianza Cívica dice que señalamientos en su contra es una campaña difamatoria que busca dividir el movimiento Azul y Blanco

A raíz de los fuertes reclamos por parte de sectores opositores y de una campaña mediática orquestada por el oficialismo, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia aseguró que las acusaciones de mal uso de fondos carecen de fundamento, pues esta organización no ha recibido ningún apoyo económico.

En relación a los continuos viajes al exterior por parte de los miembros de la Alianza, esta señala que son los organismos que los invitan quienes los hacen posible.

“No tenemos, ni hemos tenido cuentas bancarias. Hemos venido trabajando con el compromiso de nuestros miembros y de ciudadanos y ciudadanas que comparten nuestros principios. Las invitaciones de diversos organismos hacen posible los viajes de nuestros miembros”, expresó la Alianza en un comunicado de prensa.

La organización opositora afirma que estas campañas de desprestigio solo apuestan a “dividir” el “movimiento Azul y Blanco” y a “instalar la narrativa que el levantamiento de abril fue un golpe financiado por fuerzas externas”.

Cafetaleros reclaman al gobierno US$24 millones de CONATRADEC

Los cafetaleros nicaragüenses enfrentan una de las situaciones más difíciles de las últimas décadas y por tanto exigen al gobierno apoyarlos para evitar un mayor descalabro.

Carlos Bendaña, presidente de de la Asociación de Cafés Especiales de Nicaragua, expresó que el gobierno Ortega Murillo, podría, por ejemplo liberar 24 millones de dólares que los mismos productores aportaron a la Comisión Nacional para la Transformación de la Caficultura (CONATRADEC).

Bendaña aseguró que esos fondos podrían ser usados como una garantía para que los productores accedan a financiamiento bancario, algo de lo que están careciendo en la actualidad.

Esa sería una primera opción, la segunda opción sería que el gobierno devuelva esos fondos a todos los productores. El gobierno a través de la DGI (Dirección General de Ingresos) y el Cetrex (Centro de Trámites de las Exportaciones) tienen la información exacta de los productores que han dado ese aporte y hacer la respectiva devolución y así aliviar un poco más la crisis, aseguró.

Además de la falta de acceso a financiamiento, el sector cafetalero enfrenta la proliferación de plagas y la baja de los precios internacionales desde hace cuatro años. Estos tres factores ha obligado a algunos a cerrar sus fincas al no poder costear todos los costos de producción.