Rodio, el metal cinco veces más caro que el oro llega a 8,000 dólares la onza

El oro no es el metal más caro del mundo por gran distancia, aunque la mayoría de la población así lo crea. El metal más caro es el rodio, cuyo precio es cinco veces mayor que el oro, y las perspectivas son que se eleve mucho más.

El rodio es un metal del grupo platino extremadamente raro usado en la construcción de catalizadores de coches. El lunes 13 de enero el portal estadounidense Bloomberg dio a conocer un informe en el que señala que el rodio se ha encarecido en un 225% en un año, alcanzando los 8,000 dólares la onza. Enero del 2020 inició con una extraordinaria alza del 32%.

Los expertos creen que pronto llegará a los 10,000 dólares por onza, un precio alcanzado en el 2008.

Para dar una idea de cómo se ha encarecido el rodio hay que decir que en apenas cuatro año su precio se multiplicó por 12.

«La mayor causa alcista para principios de enero (del 2020) fue la demanda física en Asia, probablemente también relacionada con los automóviles. Las compras alentaron más compras y el efecto fue masivo en el mercado no regulado, causando una dinámica de precios vista probablemente solo en una década», declaró Andreas Daniel, corredor de la refinería Heraeus Holding.

En el mundo no existe minas de rodio, propiamente dicho, ya que se obtiene de la extracción de otros minerales. Se cree que una tonelada de corteza terrestre contiene apenas 0,001 gramos de rodio.

Sudáfrica produce el 80% del rodio y lo obtiene como un subproducto del paladio. Rusia, que es el segundo productor mundial lo obtiene como subproducto del níquel.

Quienes deseen invertir en este metal lo tienen muy difícil, pues la mayoría de las transacciones se efectúan entre los suministradores y usuarios industriales.

Foto: Internet.

El nica genio del metal

En un pequeño taller metalúrgico de San José, Costa Rica, está un hombre torneando pedazos de metal, mientras que en un radio suena música de los ochentas en inglés. En sus manos sostiene un artículo de metal, al tiempo que su mirada se mantiene clavada en la pieza que está trabajando. Ensambla unas tuercas para dar figura a su futura creación. En ese pequeño local a diario se mezcla el rock clásico con el ruido del torno, como parte del ambiente del trabajo. Con mucha amabilidad, el artista nicaragüense Juan Díaz Uzaga, deja por un momento sus labores cotidianas para brindar un espacio y platicar con RED COLECTIVA.

Cuenta que en ciertas ocasiones durante su niñez, en su natal Niquinohomo, solía aplastar con un martillo las tapas de bebidas gaseosas e incrustarle un pedazo de alambre para hacerle un “chischil” (especie de pandereta) a su hermana. Siempre fue un amante por todo tipo de metal.

“El arte lo uso como una forma de terapia. Yo tomo cualquier objeto de metal como unas llaves, una cadena, bisagra, a cada pieza le busco cómo adaptarla y hacer una figura que tengo en mente. Aquí tengo bastante chatarras para mis creaciones. Considero que el arte es una inspiración, que me ha ayudado para mi superación personal”, confiesa Díaz, quien tiene más de 20 años de haber llegado a suelo costarricense.

Entre sus creaciones de metal cuenta con grillos, elefantes, escarabajos, búhos, arañas, robots, ademas de figuras surrealistas.

Díaz Uzaga no vende sus creaciones. Solamente las hace y las va coleccionando en su casa. Sin embargo, tanto han gustado que está ya está haciendo las coordinaciones necesarias para hacer una primer exposición y así que más personas puedan conocer su arte.

Más escuelas de arte y menos represión

En sus manos muestra unos llaveros de tubos para morteros, como una forma de hacer saber que no está ajeno a la actual crisis socio- política que está atravesando Nicaragua.

“El mortero es un símbolo de resistencia. Yo espero que en Nicaragua ya no haya más violencia, más represión, ni más muertes. El Gobierno debe de preocuparse más por hacer escuelas de artes y no por la represión, y no como en los décadas de los 80 que a los niños nos enseñaban a sumar balas con balas. Como nicaragüense me causa un gran dolor lo que está pasado con mis hermanos, eso causa indignación e impotencia al ver tanta corrupción, presos políticos, exiliados, muertos e injusticia”, afirma el artista.

Díaz Uzaga pide a los nicaragüenses que no pierdan las esperanzas, que una vez que haya un cambio de gobierno, Nicaragua volverá a resurgir y habrá espacio para que sus compatriotas puedan explotar todo su potencial, en especial el artístico.

“Considero que la solución en Nicaragua es un cambio de gobierno, porque actualmente no se respeta ningún derecho humano. Muchos familiares han venido aquí huyendo porque protestaron y sacaron una bandera (azul y blanco). Ánimo, que los nicaragüenses siempre nos levantamos de las cenizas porque tenemos un gran potencial en el trabajo desde lo mejor que sabemos hacer”, sostuvo.

Fotos: Cortesía.